24 July 2006

Jack Bauer trabaja en el parque de la Warner

Sábado. 13:12 hora zulú.

Un individuo de 103 kg de peso y con unas caderas como las de la Loli de Alcorcón entra en el parque temático de la Warner vestido de Suprefra (no confundir con Supermán, ya que Superfra lleva un F entre sus pechos, digo en su pecho). En la entrada no le ponen ningún impedimento a pesar del atuendo extravagante (cuando posteriormente analizas parte del personal que visita la Warner entiendes perfectamente que no le digan absolutamente nada).
En la entrada unos niños a los que sus padres evidentemente no les han llevado a ver la película se acercan sonrientes a pedirle un autógrafo. Al grito de ¡Supemán, Supermán, soy Joshua, fírmame un autógrafo!, le ruega una criatura de 5 años con sobafresh que estampe su firma en una libreta. Superfra no deshace el malentendido para no defraudar la ilusión de los niños y comienza a firmar como si fuera Paris Hilton. Pero, repentinamente, se acerca un individuo y en tono amenzante exige a Superfra que deje de firmar autógrafos ya que no trabaja en el parque. El individuo se identifica como empleado del parque y comienza un arduo interrogatorio. En un momento de flipe total, se lleva la mano a la oreja y por un pinganillo como los que llevan en la UAT, comienza a hablar con seguridad ante el riesgo de que un tio vestido con una camiseta azul sin mangas, un pantalón de deporte de Montreal 1976, una capa roja y una F de fieltro pegada con un imperdible en el pecho pueda suponer una amenaza para la seguridad nacional. Intentamos razonar con esta versión valdemoreña de Jack Bauer, que dice que sólo Superman puede firmar autógrafos. Le intentamos hacer ver por un lado que Supermán no existe y que además nuestro colega va vestido de Superfra que de momento no tiene ningún contrato firmado en exclusividad con Time Warner. Al final conseguimos hacer entrar en razón a Bauer comprometiéndonos a intentar que Superfra no firme más autógrafos aunque los hijos de rompetechos se le acerquen confunidéndole con su superhéroe favorito. Jack da por bueno el trato y se aleja tocándose el pinganillo de la oreja de nuevo tras habernos tocado a nostros otra cosa.

2 Comments:

Blogger fra said...

Es lógico que los chavales se ilusionaran con mi firma. Mi curpo serrano se acerca bastante al del nuevo superhéroe

9:59 AM  
Blogger Juanchi said...

FRA QUE PEDAZO DE TRAJE!!! Ni Jack Bauer lo habria hecho mejor. Como me he reido. Muy bueno Salva.
Un abrazo

9:14 PM  

Post a Comment

<< Home